Soy Ana Alcázar; Ki Hana decora.

Mi trayectoria profesional durante más de 25 años ha estado ligada al sector administrativo, aunque mi verdadera vocación siempre ha sido el interiorismo y en especial el mundo de las flores. Mi pasión siempre ha sido crear centros florales, manualidades y todo lo que se me ocurre que pueda dar ese toque personal y especial a cualquier rincón de una casa. En definitiva, crear hogar.

Fue al descubrir las flores preservadas cuando decidí centrarme en ellas de forma profesional. Sí, me tiré a la piscina por no decir al océano 🙂 y apostarlo todo, por este mundo tan apasionante de las preservadas.

Trabajo por encargo porque, aunque las flores preservadas pueden durar hasta años, no dejan de ser naturales (por muy tratadas que estén) y la naturaleza es delicada. Me gusta que los ramos, centros o decoraciones que me pedís, os lleguen perfectas, recién hechas para que no tengan ni una motita de polvo.

¿Y el nombre? 🙂 Soy una enamorada de la cultura japonesa y Ki es árbol y Hana además de Ana es flor en japonés.

En Ki Hana además de flores y follajes también trabajamos con musgo y con arboles preservados, y unos bonsais preservados que te encantarán. Nuestras decoraciones no tienen límite¡¡ 😉

Bienvenidos a mi mundo, gracias por venir. 🙂