Entre Abetos y guirnaldas

Hoy estoy especialmente ilusionada porque llega una de las épocas más bonitas del año; época de familia, de amigos y de ese espíritu navideño mezclado con un poco de nostalgia. Sin duda esta va a ser una Navidad diferente y, sobre todo porque va a ser diferente, le vamos a poner muchísima ilusión.

Esta Navidad compartiremos con los que están a nuestro lado y con los que, aún en la distancia, estarán más cerca que nunca. Colgaremos una rama de Acebo y enviaremos el más cálido beso tocando la pantalla. Se oirán las palabras más sentidas al teléfono y una vez más compartiremos este espíritu que nos embriaga a cada uno de una forma diferente.

Cálidos rituales

Si hay algo realmente especial son los preparativos. Entre Abetos y guirnaldas, sí, esa podría ser la definición de todo lo que removemos estos días. Entre luces enredadas y cajas empolvadas. Entre “recuerdos olvidados” y esa sensación tan única al momento de abrir, un año más tarde, las cajas de la Navidad.

Es en ese momento cuando pensamos en qué tan bello puede quedarnos el árbol esta Navidad; si usaremos tonos dorados, blancos o rojos o, por el contrario, le daremos un cambio para romper un poco con lo tradicional.

En Ki Hana creemos que todos los árboles son bonitos. Imagínalo ahí, exuberante, con sus ramas verdes, de un verde intenso y rodeado de luces. Será tan bello como cualquier otro con más detalles. ¿Sabes por qué? Porque tiene alma; porque se ha colocado y adornado con un sentimiento que no es igual en ningún hogar.

¿De qué habla tu árbol?

Mi idea inicial era contarte cómo decorar el árbol y darte muchos trucos para que te quede espectacular (te los daré), pero es que es tan bonito todo lo que rodea a esta tradición que quiero darte todos los detalles para que me entiendas cuando hablo de árboles con alma. Seguro que a partir de ahora verás la decoración de tu árbol con otro significado.

Para empezar me gustaría contarte que cada detalle y cada adorno que he puesto en mi árbol tiene un por qué. Está estrechamente ligado con mi personalidad y mi familia. Creo que cada árbol debe de representar de alguna manera la esencia de cada uno de los que la conformamos y nuestras vivencias.

Te darás cuenta de lo espectacular que puede quedar aún saliendonos de la decoración tradicional. ¿Cuántos árboles de Navidad has visto con Hortensias? Pues en Ki Hana no podían faltar y te cuento por qué.

¿Que tiene mi árbol?

Hortensias. Para mi las Hortensias son la identidad de Ki Hana, si te fijas las encontrarás en la mayoría de mis creaciones. Cuando las tengas cerca podrás apreciar a qué huele Ki Hana.

Búhos. También verás búhos, tan misteriosos y a la vez hermosos. A lo largo de la historia tuvieron distintos simbolismos, aunque mayormente se asocian a la sabiduría y a la buena suerte. 

Me invitan a reflexionar. Qué mejor época para hacer el recuento de todo el año con sus cosas buenas y no tan buenas y pedir que en casa tengamos la sabiduría y la serenidad para tomar las decisiones correctas.

Laurel. En mi familia siempre ha representado la buena suerte. Nunca falta en mi cocina junto con el Romero y sus aromas herbales con matices frutales y, como no, tenía que estar presente en nuestro árbol. Además fíjate en lo preciosas que quedan sus hojas en el árbol.

Algodón. ¡Ay el algodón! Para mi representa sanación. Pienso que todas las heridas se pueden curar. La curación del alma, del espíritu. Fíjate que cargadito de esencia va este árbol.

Historias que contar. Mi árbol también tiene momentos. Entre otros muchos detalles verás unas muñecas esquiadoras que tengo desde hace muchos años. A Paco y a mi nos traen recuerdos muy bonitos de cuando éramos novios y nos encantaba esquiar. 

También verás trenes y avionetas, representan lo mucho que nos gusta viajar. Viajar te hace una persona diferente. Aprendes a ver el mundo y a las personas de una forma diferente. Todas las figuras tienen algo que contar. Tienen un pedacito de nuestra historia.

La estrella de Mario

Si tuviera que resaltar solo una historia de la decoración de Navidad sería, sin lugar a dudas, la de la estrella de mi hijo Mario. Cuando era muy pequeño, apenas 3 añitos, enfermó y estuvo un año entero sin ir al colegio. Cuando volvió, en la función de Navidad, cada niño tenía que llevar una estrella con su foto y él la llevó.

Para nosotros fué un año muy emotivo y la estrella pasó a simbolizar la recuperación de Mario. El fin de mucho sufrimiento y el comienzo de una vida diferente llena de alegrías. No puedo evitar emocionarme. Todos me entenderán, pero sobre todo los que son padres y madres. Podría usar muchas palabras para describir ese sentimiento, pero era algo así como el corazón desgarrado. 

A día de hoy conservo la estrella y todos los años ocupa un lugar importante. Damos gracias a la vida por regalarnos La estrella de Mario.

Trucos de hadas

Ahora sí. Vamos con pequeños trucos para darle ese toque especial al árbol. Un aire diferente y cercano.

Los huecos. ¿Cuántas veces, después de adornar tu árbol, te has retirado un poco para verlo y parecía que no lo habías adornado apenas? Pues bien, para que eso no te vuelva a pasar vamos a ponerle unas ramas de Abeto con las que cubrirás esos huecos dándole un aire más natural.

De esta forma tendrás un árbol más tupido y te será más fácil distribuir los adornos de forma más equilibrada y armoniosa.

También incluyo hojas de Roble preservadas (muy Ki Hana), ¡quedan espectaculares! Podemos incluir casi cualquier tipo de planta natural que seque bien para, justamente darle ese toque natural y difuminar el aspecto artificial.

Las luces. Quizás estás pensando que las luces son lo último que se le pone al árbol. Si quieres conseguir un efecto diferente te recomiendo hacerlo de esta manera: después de haber cubierto con las ramas de Abeto los huecos, le pondremos una primera capa de luces. Esa será la base para un árbol espectacular.

Adornos. Si todo el proceso de la decoración es precioso, el momento de colocar los adornos me parece el más especial, porque es donde vas a poner ese pedacito de ti y los tuyos. 

Cada uno llevará tu sello y ese toque familiar que lo hará único. Recuerda siempre trabajar con simetrías espontáneas. Que guarden una distancia similar entre unos y otros pero colocados con naturalidad.

Trucos de hadas. Después de haber colocado todos los adornos llega el momento de dar el toque final, o los toques finales, porque siempre se me ocurre algún cambio más jeje. Pasaremos a ponerle las tan delicadas Luces de hadas. Estas luces, al tener un alambre muy finito dan la sensación de estar en el aire. Aportan una iluminación preciosa.

Como son tan ligeras muevo cada foco de luz hacia la figurita u hoja natural que quiero iluminar y así consigo un juego de luces y brillos único.

Me encantaría que me comentaseis cuáles son vuestros detalles de vida. Esos que tienen historias que contar. A fin de cuentas de eso se trata nuestro paso, de historias entre Abetos y Guirnaldas.

¡Hasta pronto!


Comentarios (2)

  1. Paqui Nicolás

    Me encanta ha quedado precioso tienes mucho gusto y delicadeza para ponerlo todo y el texto me ha emocionado a mi también fue un año duro pero ya paso y sólo queda el recuerdo. Enhorabuena eres una campeona TQ

    27/11/2020 at 21:01 Responder
  2. Juanjo Díaz

    Nunca he sido fan de la decoración de Navidad pero después de leer esto, toma un nuevo significado con un valor infinitamente más grande.

    Gracias por compartirlo, Ana?

    28/11/2020 at 09:07 Responder
Déjame tus comentarios aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.